El Senado aprueba un amplio paquete para hacer frente a la inflación y a la crisis climática

Los demócratas lograron la aprobación del paquete con el voto de la vicepresidenta Harris.
Los demócratas lograron la aprobación del paquete con el voto de la vicepresidenta Harris.(The Associated Press)
Publicado: 9 ago 2022, 13:22 GMT-4|Actualizado: 9 ago 2022, 13:23 GMT-4
Envíe Este Enlace Por Correo Electrónico
Compartir en Pinterest
Compartir en LinkedIn

(Telemundo Atlanta) - Los demócratas del Senado aprobaron por escaso margen un amplio paquete de medidas económicas y climáticas, lo que sitúa al presidente, Joe Biden, y a su partido en la cúspide de una gran victoria legislativa a solo tres meses de las cruciales elecciones de mitad de mandato de noviembre.

Tras una maratónica sesión nocturna en el Senado, la votación de 51-50 fue estrictamente partidista, con todos los republicanos votando no y todos los demócratas votando sí. La vicepresidenta, Kamala Harris, emitió el voto de desempate.

La legislación, denominada Ley de Reducción de la Inflación, se dirige ahora a la Cámara de Representantes, que tiene previsto volver de su receso de verano el viernes, aprobar la legislación y enviarla a la mesa de Biden para que la firme.

“Ha sido un camino largo, duro y sinuoso, pero por fin hemos llegado. Sé que ha sido un largo día y una larga noche. Pero hoy lo hemos conseguido”, dijo el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, en el hemiciclo antes de la votación final.

“Tras más de un año de duro trabajo, el Senado está haciendo historia. Estoy seguro de que la Ley de Reducción de la Inflación perdurará como una de las hazañas legislativas definitorias del siglo XXI”, agregó Schumer.

El proyecto de ley, de 755 páginas, incluye 430,000 millones de dólares para combatir el cambio climático y ampliar la cobertura sanitaria, pagados con el ahorro de los medicamentos recetados y los impuestos a las empresas.

Destina además cientos de miles de millones de dólares a la reducción del déficit.

La mayor parte del gasto, más de 300,000 millones de dólares, son inversiones para hacer frente al cambio climático e impulsar las energías limpias, incluyendo incentivos para que los agricultores y ganaderos reduzcan las emisiones de metano; una ampliación del crédito fiscal para vehículos eléctricos; y la puesta en marcha de un Banco Nacional del Clima que haría inversiones en tecnologías de energía limpia y eficiencia energética.

La legislación dará también facultades a Medicare para, por primera vez, negociar precios con las compañías farmacéuticas y reducir los de los medicamentos recetados para los ancianos.

El ahorro ayudaría a pagar una prórroga de tres años de los subsidios de la Ley de Asistencia Asequible, que evitaría un aumento previsto de las primas de los seguros que entraría en vigor en 2023.

El paquete incluye también un límite en el precio de la insulina para los ancianos de Medicare, pero los republicanos lograron eliminar un límite de 35 dólares en la insulina en el mercado privado.

El proyecto de ley también aumenta los ingresos a través de un nuevo impuesto mínimo del 15% sobre las grandes empresas, aunque la depreciación acelerada estaría exenta, una petición clave de la senadora centrista Kyrsten Sinema, demócrata por Arizona, que consiguió varios cambios fiscales antes de que se aceptara el paquete.

Sinema también logró eliminar una disposición para cerrar la laguna fiscal de los intereses que beneficia a los gestores de fondos de inversión y de cobertura.

Se sustituyó, con el apoyo de Sinema, por un impuesto especial del 1% sobre la recompra de acciones que, de hecho, aporta más ingresos que la disposición sobre los intereses transferidos.

Por estas razones, el más reciente reporte sobre el empleo en EE.UU. da muestras de fortaleza económica.

La legislación se elaboró rápidamente. Apenas hace dos semanas, el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, y el senador Joe Manchin, demócrata por West Virginia, anunciaron un acuerdo sobre algunos de los principales temas de la agenda del partido, que muchos demócratas creían que no tenían ninguna posibilidad de convertirse en ley este año.

Los demócratas consideran que este amplio paquete es el último de una inusual racha de victorias legislativas en un Congreso que suele estar sumido en la parálisis partidista.

El año pasado se aprobó un paquete de infraestructuras por valor de un billón de dólares, la legislación de reforma de las armas más importante en una generación, un importante paquete de competitividad en el sector de los semiconductores y de la ciencia, un proyecto de ley para ayudar a los veteranos expuestos a la quema de productos químicos tóxicos y una votación para admitir a Finlandia y Suecia en la OTAN, en medio de un enfrentamiento con Rusia.

“Mitch McConnell y los republicanos han estado al lado de las grandes petroleras, al lado de las grandes farmacéuticas para proteger sus beneficios, y nosotros llevamos años intentando (reducir los costos)” dijo a NBC News la senadora demócrata Debbie Stabenow, jefa del Comité de Política Demócrata.

“Este es el gran momento”, añadió, “y la gente va a ganar”.

Estados Unidos presenta el peor índice de pesimismo sobre la El senador Cory Booker, demócrata por Nueva Jersey, un progresista y antiguo rival de Biden en las presidenciales de 2020, también destacó los recientes avances del Congreso.

“No sé si ha habido algún Congreso y presidente que haya sido tan productivo como hemos visto en este Congreso”, dijo en una entrevista, “este presidente sigue presentando proyectos de ley históricos que responden a las urgencias del público estadounidense”.

El senador demócrata Gary Peters, jefe de campaña de los demócratas en el Senado en este ciclo, dijo que el paquete de reconciliación facilita su trabajo al tratar de proteger a los titulares y hacer crecer la frágil mayoría de su partido.

“Bajar los precios de los medicamentos, reducir el coste del seguro de salud para millones de estadounidenses, y hacer frente al cambio climático motiva mucho a nuestra base, especialmente a los votantes jóvenes”, aseguró Peters.

Los republicanos no pudieron hacer mucho para detener el enorme paquete de gastos.

Ellos no podían presentar una moción de censura, ya que los demócratas están utilizando el proceso especial de reconciliación presupuestaria que les permite aprobar un proyecto de ley con una mayoría simple, sin necesitar el apoyo de un solo republicano.

Pero los republicanos encontraron la manera de hacer las cosas más difíciles. Durante el “vote-a-rama”, un proceso en el que los senadores pueden ofrecer enmiendas prácticamente ilimitadas, los republicanos, a última hora de la noche del sábado y hasta la mañana del domingo, obligaron a los demócratas a realizar una votación difícil tras otra sobre cuestiones políticamente delicadas.

El senador John Barrasso, republicano por Wyoming, ofreció una enmienda para reducir los precios de la gasolina impulsando la producción nacional de energía, mientras que el senador James Lankford, republicano por Oklahoma, ofreció una que proporcionaría fondos adicionales para la aplicación del Título 42, la controvertida norma de salud pública que bloquea a los solicitantes de asilo que intentan cruzar la frontera. Pero los demócratas se mantuvieron unidos y derrotaron casi todas las enmiendas de los republicanos.

En los discursos en el hemiciclo y en las entrevistas en los pasillos, los republicanos argumentaron que el nombre del proyecto de ley era engañoso y que haría poco para reducir la inflación histórica bajo el gobierno de Biden.

El líder de la minoría en el Senado, Mitch McConnell, lo tachó de “otra imprudente carrera de impuestos y gastos”. Y el jefe de la minoría, John Thune, republicano por el estado de Washington, lo calificó como una “bolsa de malas ideas de los demócratas”.

Otros dijeron que los cientos de miles de millones en aumentos de impuestos a las corporaciones impulsarían al país hacia una recesión.

Derechos de autor 2022 WKTB. Reservados todos los derechos.